Qué riesgos tiene una crisis bancaria después del COVID-19

Qué riesgos tiene una crisis bancaria después del COVID-19

A diferencia de la crisis de 2007-2008, el sector bancario no está en el origen de la crisis en su mayor parte debido a las consecuencias de la actividad económica durante el período de confinamiento en algunos de los clientes, asegura el experto en finanzas Juan Antonio Alcaraz.

La crisis sanitaria repercute simultáneamente en todo el ámbito económico

Los índices PMI compuestos, que indican el avance del conjunto de la actividad económica resultante de los balances del sur de las encuestas empresariales, se han recuperado con fuerza en la mayoría de los países tras alcanzar un mínimo histórico en abril.

El INSEE estima que a finales de año la actividad económica en Europa se recuperará después del encierro, más que la proporción de la actividad económica que cae bajo la crisis sanitaria, sería del orden del 27%. El PIB disminuyó un 20% en el último trimestre de 2020, después del – 5,8% del trimestre anterior. Solo en las ramas del mercado, la participación de la actividad económica será del 25%. En la construcción, la participación de alrededor del 38% y el 24% de la industria. Todo este volumen de negocios no se realiza para las empresas y, por lo tanto, los costos no están cubiertos.

Empresas debilitadas por la morosidad

Esta ralentización económica sólo se ajusta a un viejo problema si una serie de iniciativas, lideradas por los bancos, han permitido reducir estos retrasos. Antes de la pandemia, del 1 de enero al 11 de marzo de 2020, el importe de las deudas impagadas (más de 10 días de retraso) ronda el 19,25%. Pero la crisis ha ampliado estos plazos: a partir del 11 de marzo de 2020, la curva de facturas impagas se deterioró bruscamente hasta alcanzar un pico del 38% a mediados de mayo de 2020 (es decir, un crecimiento del 97,6%), antes de volver a caer, tras la reanudación de la actividad en el 34,1% a principios de junio.

Una deuda privada creciente

Mientras el privado recupere la gran economía que se desarrolla tras el lanzamiento de la década, Europa no es una excepción. Es la más importante de las grandes potencias económicas del mundo con una tasa de desarrollo (ratio del PIB) de 135,1 en diciembre de 2019, frente al 127,4% de diciembre de 2017.

En cuanto a las personas físicas, la ratio de endeudamiento de los hogares era del 61,6% al cierre de 2019 (98,1% de la renta bruta disponible).

Los bancos se verán afectados por incumplimientos empresariales

Las expectativas sugeridas dejan un fuerte aumento en las deficiencias de los emprendedores, que apuntan a evitar las repercusiones de los efectos negativos en los bancos. En este caso, el riesgo de impago es diferente según el tipo de crédito. El aumento de los préstamos contratados por los hogares afecta principalmente a los inmuebles, contratados a tipo fijo y en función de los recursos del prestatario (y no de un scoring establecido en su historial de amortizaciones de todo tipo de préstamos como en Estados Unidos). Además, los préstamos hipotecarios están asociados a un seguro que le permite contabilizar los resultados en caso de pérdida del empleo y ha financiado una garantía sobre el mismo.

Los comentarios están cerrados.