Latinoamérica se activa en la lucha a favor de la legalización de la Marihuana con diversas marchas

Latinoamérica se activa en la lucha a favor de la legalización de la Marihuana con diversas marchas

A través de consignas como «América Latina y el Caribe se plantan», diferentes manifestaciones se han llevado a cabo desde 2017 en ciudades como la de México, Montevideo, Medellín o Río de Janeiro.

Esta se trataba de un convocatoria para la Marcha Mundial de la Marihuana y que tenía como finalidad «recorrer las calles para cambiar la mentalidad, pedir respeto por nuestros derechos y mostrar que esta planta tiene muchos beneficios».

De esta manera le fue explicado a los periodistas, por personas como el psicólogo David Ponce, quien es uno de los organizadores del evento en Medellín, en donde más de dos mil personas recorrieron dicha ciudad.

En el caso de Brasil, la marca estuvo acompañada del concejal Renato Cinco, quien señaló que: «El número de presos por drogas en Brasil saltó desde 31.000 en 2006 hasta 138.000 en 2016, lo que representa el 25 % de los presos en el país.

El problema es que la mayoría absoluta de ellos fue encarcelado por ser usuario o por haber sido sorprendido con una cantidad irrisoria de marihuana. Eso solo sirve para empeorar el hacinamiento en el sistema carcelario», de esta forma lo aseguró el concejal mientras se mantenía en la caminata junto a cerca de mil manifestantes en Río de Janeiro.

Cientos de uruguayos se encargaron de marchar por el centro de Montevideo con la finalidad de reclamarle al Gobierno la habilitación del uso medicinal de la marihuana con actitube, por tratarse éste de un aspecto que no ha avanzado dentro del proceso de regulación del mercado local del cannabis. Desde el año 2013, Uruguay ha tratado de darle impulso a una ley en donde es autorizado el autocultivo, y los clubes cannábicos.

Pero solo se ha llegado a habilitar un registro individual de consumidores, los cuales tendrán la posibilidad de abastecerse a través de una red de farmacias. No obstante, esta es una actividad que no ha sido reglamentada, es decir, el uso medicinal de dicha hierba, ni contemplado en la ley, más allá de que existe la experiencia internacional suficiente en lo que respecta al tratamiento de diversas enfermedades, como lo son la epilepsia refractaria, de acuerdo a lo explicado por Bruno Calleros, perteneciente al Movimiento por la Liberación del Cannabis.

También agregó el vocero del movimiento uruguayo pro liberación del cannabis que «El beneficio es notorio para los enfermos. Ya se aplica en Alemania, Holanda, Estados Unidos, Colombia y Chile, pero Uruguay se ha quedado atrás».

A través de su organización se pudo saber de que ya se encuentran registrados 6.617 autocultivadores y 51 clubes, a quienes se le adicionan los 1.400 consumidores que durante la semana de las manifestaciones se apuntaron en oficinas del Correo nacional. «Entre todos sacamos 5,5 millones de dólares del mercado, que ya no recurre a los narcotraficantes», acotó Calleros.

Coffee shops de Uruguay

En Uruguay, se pueden encontrar los denominados «clubes de membresía”, estos cuentan con permiso para «la plantación, el cultivo y la cosecha de plantas de cannabis psicoactivo destinado al uso de sus miembros”. Este se trata de un esquema que nos recuerda al de las «puertas cerradas” holandesas.

Pero en este caso, «clubes cannábicos” deben estar constituidos bajo la forma de asociaciones civiles y no les es permitida la venta abierta a consumidores externos. De acuerdo a la ley, deberán «tener un mínimo de quince y un máximo de cuarenta y cinco socios”.

Los comentarios están cerrados.