Conoce algunas de las poderosas razones por las que se ha dado un incremento en el cultivo propio de autoflorecientes

Conoce algunas de las poderosas razones por las que se ha dado un incremento en el cultivo propio de autoflorecientes

Cada día la sociedad ha ido normalizando la cultura del cannabis, y una prueba de ello ha sido la cantidad de growshops que pueden encontrarse, tanto físicas como online. Estas son tiendas que se especializan en artículos de cannabis ofreciendo todo lo necesario para disfrutar de dicha planta.

Las semillas son demandadas con más frecuencia y en las tiendas especializadas se presenta una gran variedad que llega a superar los miles. No obstante, durante los últimos años, las semillas autoflorecientes o automáticas han vivido un incremento en su popularidad.

Semillas autoflorecientes

Son las semillas que dan origen a plantas de un tamaño más pequeño con un tiempo de cultivo menor a las feminizadas o las normales. También se conocen como automáticas o autoflowering y durante estos últimos años se han convertido en las preferidas por muchos cultivadores. La calidad de las semillas no viene dada por su precio ya que se pueden encontrar semillas muy baratas que brindan cepas de alta calidad.

Si has pensado en iniciarte en el cultivo de cannabis, debes indagar a profundidad sobre la que más te convenga. La capacidad de autofloración de dichas semillas es debida al cruce con una variante del cannabis silvestre llamada Rudelaris, cuyas plantas son pequeñas pero de gran resistencia y no dependen del ciclo de la luz.

Ventajas de cultivar semillas autoflorecientes

En su mayoría, las semillas autoflorecientes son feminizadas, es decir, que producirán una planta hembra. Y en cuanto a sus ventajas encontramos que lo principal es el corto tiempo de cosecha. Mayormente, en menos de 3 meses se puede cosechar la planta, aspecto que resulta interesante si no es posible invertir mucho tiempo en el cultivo.

Gracias al cruce con Rudelaris, las plantas de semillas automáticas son muy resistentes y cuentan con un ciclo muy corto. Resultan ideales para ser plantadas en superficies pequeñas como terrazas o balcones, pues no necesitan mucho espacio para su crecimiento. Su característica principal es que no son fotodependientes, es decir, que su crecimiento no depende de las horas de luz.

Plantar semillas automáticas para el autoconsumo

Si lo que buscas es plantar tus semillas en el exterior, se recomiendan los meses entre abril y septiembre, aunque en algunos climas puede crecer durante todo el año. Sin embargo, con el cultivo exterior, se debe tomar en consideración factores como el viento y la lluvia.

Ahora, si piensas cultivarlas en interior, se necesita un equipo de iluminación de sodio, CFl, halogenuros o LED. Ya que estas plantas no dependen del ciclo de luz, entonces puedes mantener hasta 18 horas de luz. Pero, también necesitan horas de oscuridad, por lo que no se aconseja mantener las luces encendidas durante las 24 horas. No requieren tantos cuidados en comparación con otras variedades de cannabis.

Las semillas autoflorecientes resultan ideales para espacios que son pequeños y permiten una cosecha mucho más rápida que si se trata de otras variedades, convirtiéndose en una de las semillas más interesantes del mercado.

Los comentarios están cerrados.